Dream Void

In which your self explodes and your inner spirit thrives

Flores de Invierno

Posted by Tilja on July 27, 2008

Gatos.

Caminando hacia el colegio ve a una chica en la entrada de una casa abandonada, agachada. Se sorprende de verla allí y se acerca.
– ¿Cambió el lugar de encuentro? – Eriol le pregunta.
– ¡Oh! Pensé que tenía tiempo antes de que llegaras para hacer algo. – Se vuelve nuevamente hacia lo que estaba haciendo. Siguió acomodando una manta en el fondo de una caja mientras el chico la observaba. En la caja había pequeños gatitos todos moviéndose alrededor de las manos de la chica que los estaba intentando cubrir.
– ¿De dónde son? – Pregunta.
– Los encontré ayer en esta caja abandonados. Como en el colegio no permiten animales pensé en cubrirlos y darles alimento hasta que alguien venga por ellos y les de un buen lugar. Anoche le conté a Sakura por teléfono acerca de estos gatitos y ella se oía tan preocupada que pensé en hacer lo mejor por ellos, así luego tengo algo bueno que contarle. – Tomoyo trata de darles algo de alimento pero los gatitos están inquietos.
Eriol se agacha al lado de ella, toma el alimento y comienza a dárselos. Los gatitos se calman y lo aceptan.
– Eres bueno con los animales. – Le sonríe Tomoyo mirándolo.
– No es eso, es que yo también tengo un gato. – Dice con sonrisa traviesa mientras la mira. – ¿A tí te gustan los gatos? – le pregunta.
– Sí. Son muy lindos y muy activos. Me gusta ver sus juegos. Creo que eso es todo por ahora, – dice mientras guarda la bolsa vacía de la comida. Se levantan. – Mañana volveré. – les dice a los gatitos. Quizás no la entiendan, pero pareciera que sí de todos modos porque se quedan quietos y acurrucados.
Se vuelve y los dos se van caminando. Vuelven al colegio y Eriol espera a que termine de prepararse.
– Disculpa la demora. – Le dice al salir arreglada.
– No te preocupes. No hubo demora.
Ella lo toma del brazo mientras se dirigen al teatro. Había pasado ya un mes desde el día del parque de diversiones y estaban saliendo. Hoy, Eriol la llevaba al teatro.
No había muchas oportunidades para verse con los horarios de ambos, pero cada vez que podían hacerlo lo aprovechaban al máximo. Esta noche terminarían tarde, así que los gatitos no podían esperar al día siguiente, por eso había salido antes a alimentarlos. Y ahora tenían algo mas de qué hablar mientras caminaban. Cada momento era preciado y lo disfrutaba con todo su ser.

Eriol abre la puerta de la casa y entra. Se quita el abrigo antes de entrar a la sala.
– Bienvenido Eriol. ¿Qué tal estuvo la cita? – Pregunta Spinel desde el sofa leyendo un libro.
– Muy bien, gracias.
Eriol se acerca al sofa y pone encima del respaldo una varilla con un juguete para gatos.
– ¿Qué es eso? – Pergunta Spinel mirándolo.
– Es un regalo de Tomoyo. – Contesta Eriol.
– Eso es un juguete para gatos. ¿No le dijiste que no tienes gatos? – Le dice.
– Le dije que yo tenía un gato, pero creo que ella lo sabe. Esto es para tí.
Eriol se va dejando a Spinel con cara de pocos amigos.

Advertisements

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: